La motivación – desmotivación de los padres para colaborar en el “Consejo Escolar”


1.- PRESENTACIÓN

La constitución de 1978 proclama la soberanía del pueblo y el derecho a la participación del mismo en los asuntos que le afectan, bien directamente o a través de sus representantes, siendo esta participación, la base de la democracia.
Es bajo este prisma donde se enmarcan los consejos escolares, como forma de participación, como veremos más tarde, de los padres, del profesorado y todas aquellas personas que de una u otra forma se relacionan con el centro escolar.
Si bien parece que existe el marco para que esta participación ciudadana sea efectiva, nos encontramos en la práctica que no es así, existe un bajo compromiso por parte de algunos sectores, especialmente los padres, a la hora de hacerse participes, tanto como representantes, como en las votaciones a los Consejos Escolares y desarrollar un compromiso con el mismo, si bien parece, no se plantea la posibilidad de no estar comprometido en la educación de los hijos.
Bajo estas condiciones, solo se puede entender la realidad y la no participación generalizada, en una falta de motivación o desmotivación, siendo el análisis de esta situación el objeto de nuestro trabajo.
Para el mismo, hemos primero definido que es un Consejo Escolar, que objetivo tiene, para posteriormente estudiar la legislación que lo regula y las competencias que el mismo tiene.
Una vez conceptualizado hemos querido analizar dos centros educativos, en los cuales entendíamos, tras algunas entrevistas, que existían diferencias en cuanto a la participación de los padres en el Consejo Escolar y por lo tanto en la propia vida del centro, los dos colegios comparados han sido el Puntal de Aljaraque y los Maristas de Huelva.
Hemos realizado un pequeño análisis de dos centros educativos, (si bien entendemos que la muestra no es representativa, nos apoyamos también en los últimos estudios, viéndose confirmados los mismos tras las entrevistas) y nos hemos atrevido con posterioridad a establecer, una serie de recomendaciones que entendemos pueden aumentar la motivación de los padres y por consiguiente la participación en la vida del centro a través de los canales legalmente establecidos para tal fin.
No sólo nos planteamos, como motivar a los padres, también por qué están desmotivados, ¿será que no se busca de verdad su participación en los consejos escolares?

2.- ¿QUÉ ES UN CONSEJO ESCOLAR?

Definición: Órgano de gobierno representativo de la comunidad educativa de los centros docentes sostenidos con fondos públicos.
Para alcanzar un objetivo común entre los miembros de cualquier grupo es necesario que todos participen en la consecución del mismo. Si el objetivo de la escuela es proporcionar una formación integral a los alumnos, la mejor manera de conseguirlo es mediante la implicación de todos los sectores que conforman la comunidad educativa: centro, padres, profesores, alumnos y personal no docente. Quién mejor que un padre para defender los intereses de sus hijos, quién mejor que un alumno para conocer sus necesidades o quién mejor que un profesor para detectar los problemas que se presentan en un aula.
La Constitución Española, en su artículo 27, establece que "los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos"; este principio de participación se materializa en el denominado Consejo Escolar, uno de los órganos colegiados de gobierno de los centros educativos públicos, que constituye el principal instrumento para que toda la comunidad educativa pueda implicarse directamente en la toma de decisiones del mismo. La composición de este órgano permite que todos los sectores estén representados, en mayor o menor medida, por parte de algunos de sus miembros, permitiendo que la acción educativa de todos ellos se encamine en una misma dirección, evitando enfrentamientos e incoherencias que pueden repercutir en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los alumnos.
La Ley Orgánica de Educación (LOE) establece las competencias que le son asignadas en los centros públicos al Consejo Escolar. La más importante de estas competencias es la aprobación y evaluación tanto del proyecto educativo como el de gestión del centro, así como sus normas de organización y funcionamiento y su programación general anual. Esto implica que todas las resoluciones importantes que se toman en los centros escolares deben pasar por el Consejo escolar, desde la aprobación de los presupuestos, hasta el diseño de las actividades extraescolares que se ofrezcan durante el curso; por tanto, la valoración y la opinión del Consejo Escolar es fundamental para la gestión integral del centro.
Los consejos escolares se deben reunir como mínimo una vez al trimestre y siempre que lo convoque el presidente o lo solicite al menos un tercio de sus miembros, además, tienen que celebrar obligatoriamente una reunión a principio de curso y otra al final, a las que deben acudir todos sus miembros. Las reuniones se celebrarán en el día y horario que garantice la asistencia de todos los sectores representados.
COMPOSICIÓN DEL CONSEJO ESCOLAR
El Consejo Escolar renueva cada dos años a la mitad de sus miembros pertenecientes a los sectores de profesores, padres y alumnado, de modo que el periodo mínimo de permanencia es de cuatro años. Los miembros se eligen por y entre ellos, es decir, los padres eligen a sus representantes, los alumnos a los suyos y al igual lo hace el profesorado.
En el caso de los colegios públicos, cada una de las comunidades autónomas determina el número de miembros total que debe tener y regula el proceso de elección de los mismos, ajustándose a las directrices que establece la LOE sobre su composición:
  • El director del centro, que ejercerá de Presidente.
  • El jefe de estudios del centro.
  • Un Concejal o representante del Ayuntamiento.
  • Un número de profesores que no podrá ser inferior a un tercio de los componentes del Consejo.
  • Un número de padres y alumnos que no podrá ser inferior a un tercio del Consejo. Entre los padres del Consejo, uno de ellos debe ser designado por la asociación de padres más representativa del centro, y los alumnos pueden ser elegidos para el Consejo a partir de 1º de ESO.
  • Un representante del personal de administración y servicios del centro.
  • El secretario del centro, que tendrá voz pero no voto.

En los centros privados concertados, tal como establece la LOE, la composición del Consejo escolar será la siguiente:
  • El director.
  • Tres representantes del titular del centro.
  • Un Concejal o representante del Ayuntamiento.
  • Cuatro representantes de los profesores.
  • Cuatro representantes de los padres o tutores de los alumnos (uno de ellos designado por la asociación de padres más representativa del centro).
  • Dos representantes de los alumnos a partir de 1º de ESO.
  • Un representante del personal de administración y servicios.

3.- NORMATIVA REGULADORA

Todas las resoluciones importantes que se toman en los centros escolares deben pasar por el Consejo Escolar y para qué éste se organice y funcione correctamente necesita de una serie de normas legales, y es por ello que de acuerdo con lo establecido en el artículo 6 del Decreto 486/96 de 5 de Noviembre sobre órganos colegiados de gobierno en los Centros Docentes Públicos y Privados concertados a excepción de los Centros para la Educación de Adultos y de los Universitarios (B.O.J.A. 9 de Noviembre), las competencias del Consejo Escolar son:
Competencias del Consejo Escolar de un Centro Público:

  • Aprobar y Evaluar los proyectos, planes de trabajo, formas de organización, etc. referentes a la autonomía de los centros.
  • Aprobar y evaluar el proyecto educativo del centro de acuerdo con el marco general establecido por las Administraciones Educativas.
  • Aprobar y evaluar los recursos complementarios diferentes de los fijados por las Administraciones Educativas y en los términos que éstas establezcan.
  • Aprobar y evaluar la programación general anual del centro sin perjuicio de las competencias del Claustro de profesores, en relación con la planificación y organización docente.
  • Conocer las candidaturas a la dirección y los proyectos de dirección presentados por los candidatos.
  • Participar en la selección del director/a del centro mediante su participación en las Comisiones de Selección de los directores/as, en las que al menos un tercio de los miembros de las mismas será elegido por y entre los miembros del Consejos Escolar que no son profesores. Ser informado del nombramiento y cese de los demás miembros del equipo directivo. En su caso, previo acuerdo de sus miembros, adoptado por mayoría de dos tercios, proponer la revocación del nombramiento del director.
  • Decidir sobre la admisión de alumnos con sujeción a lo establecido en las leyes.
  • Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y velar porque se atengan a la normativa vigente. Cuando las medidas disciplinarias adoptadas por el director/a correspondan a conductas del alumnado que perjudiquen gravemente la convivencia del centro, el Consejo Escolar, a instancia de padres o tutores, podrá revisar la decisión adoptada y proponer, en su caso, las medidas oportunas.
  • Proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro, la igualdad entre hombre y mujeres y la resolución pacífica de conflictos en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social.
  • Promover la conservación y renovación de las instalaciones y equipo escolar y aprobar la obtención de recursos complementarios, que podrán provenir de las actividades llevadas a cabo por las asociaciones de padres y de alumnos en cumplimiento de sus fines, de acuerdo con lo que las Administraciones Educativas decidan.
  • Fijar las directrices para la colaboración, con fines educativos y culturales, con las Administraciones locales, con otros centros, entidades y organismos.
  • Analizar y valorar el funcionamiento general del centro, la evolución del rendimiento escolar y los resultados de las evaluaciones internas y externas en las que participe el centro.
  • Elaborar propuestas e informes, a iniciativa propia o a petición de la Administración competente, sobre el funcionamiento del centro y la mejora de la calidad de la gestión, así como sobre aquellos otros aspectos relacionados con la calidad de la misma.
  • Cualesquiera otras que le sean atribuidas por la Administración educativa.

Competencias del Consejo Escolar de un Centro Privado - Concertado:
  • Intervenir en la designación y cese del Director/a
  • Intervenir en la selección y despido del profesorado (sin la participación del alumnado)
  • Participar en el proceso de admisión de alumnos y garantizar el cumplimiento de las normas.
  • Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y velar porque se atengan a la normativa vigente. Cuando las medidas disciplinarias adoptadas por el director correspondan a conductas del alumnado que perjudiquen gravemente la convivencia del centro, el Consejo Escolar, a instancia de padres o tutores, podrá revisar la decisión adoptada y proponer en su caso, las medidas oportunas.
  • Aprobar el presupuesto del centro, así como la rendición de cuentas anual.
  • Aprobar y evaluar la programación general del centro que con carácter anual elaborará el equipo directivo.
  • Proponer, en su caso, a la Administración la autorización para establecer las percepciones a los padres de los alumnos por la realización de actividades escolares complementarias.
  • Participar en la aplicación de la línea pedagógica del Centro y elaborar directrices para las actividades extraescolares.
  • Aprobar las aportaciones de los padres de los alumnos para la realización de actividades extraescolares y los servicios escolares, siempre y cuando hayan sido autorizadas por la Administración.
  • Establecer los criterios sobre la participación del centro en actividades culturales, deportivas y recreativas, así como aquellas acciones asistenciales a las que el centro pudiera prestar su colaboración.
  • Establecer relaciones de colaboración con otros centros.
  • Aprobar, a propuesta del titular, el reglamento de régimen interior.
  • Supervisar la marcha general del centro en los aspectos administrativos y docentes.
  • Proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro, la igualdad entre hombres y mujeres y la resolución pacífica de conflictos en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social.

4.- ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE DOS CENTROS

Tomamos como modelo a analizar dos centros de enseñanza de la provincia de Huelva, uno en Aljaraque, el Centro El Puntal y otro en Huelva capital, el Centro Maristas.
Hemos podido ver que en el Centro el Puntal el consejo escolar está motivado y es participativo, en la última reunión que se celebró para elegir miembros del consejo, ya que los padres que en su mayoría lo componían sus hijos habían terminado sus estudios en el Centro, se presentaron importante número de padres para salir como miembros del consejo, o al menos para colaborar cuando lo necesitasen. A pesar de ello nos cuenta Enrique, el director, este año no tiene mucha participación, y es que no tenemos problemas. Hemos detectado que cuando puede haber algún problema en el Centro o con algún profesor, los padres se apuntan más y participan.
Por lo tanto aquí nos planteamos la primera cuestión:
  • ¿Participamos sólo para solucionar problemas?, a nuestro entender una gran parte de los padres no se quieren involucrar en temas escolares, bien porque parece una ocupación pasajera, es decir, mi hijo estará unos años y después se irá, por lo tanto el Centro sólo me importa unos años, o bien, porque realmente están muy ocupados en sus trabajos y vidas privadas.

  • Otra cuestión que nos planteamos en este Centro de Aljaraque es el gran número de personas separadas que hay en la comunidad y nos damos cuenta que los padres separados no suelen participar en las actividades del Centro y menos aun en los consejos escolares, bien porque perciben la educación como un tema familiar y al tener familia desestructurada participan menos, bien porque al tener que compartir la custodia, parecen compartir también la cargas de participación, pero de forma que ninguno las asume totalmente.

Lo cierto es que este Centro de Aljaraque se encuentra en una zona residencial que podríamos clasificar de clase media – alta y eso se nota en el trato de los padres con los profesores, en la motivación y respaldo que los padres dan a los profesores y en la incondicional participación de casi todos los miembros de la comunidad educativa hacia las actividades que el Centro realiza, bien a través de la dirección, bien a través del AMPA o a través de los cursos de 6º, encargados de preparar las verbenas y fiestas del curso.
Por último algo imprescindible para que el Centro funcione y el Consejo escolar es el Director, figura en este Centro destacada y muy valorada, Enrique es una persona animosa, participativa, con carisma y con muchas ganas de innovar y crear. Conoce a los padres por sus nombres y a los alumnos, los profesores le respetan y siguen en sus propuestas. Creo que la motivación por parte de la dirección y el equipo de profesores hacia los padres y los alumnos es fundamental para tener personas motivadas en el trabajo y en la participación.
Por eso recapitulando vemos tres factores fundamentales en la motivación de los padres de este Centro:
  • Dirección participativa y cooperadora.
  • Padres con clase educativa – social media – alta
  • Un centro sin problemas de alumnado ni de infraestructuras.

El otro Centro que vamos a analizar es católico concertado y se encuentra en zona central de Huelva, el Colegio Maristas tiene como uno de sus objetivos, la educación integral de los alumnos, con especial atención a los más desfavorecidos.
Observamos de las entrevistas realizadas que el AMPA tiene un marcado carácter en concordancia con las directrices del Centro, algunos padres no participan por este motivo, para no tener discrepancias con la dirección y profesorado, otros muchos achacan la no participación a la falta de tiempo o a que los profesores ya organizan todo bastante bien.
Lo cierto es que en este tipo de centro la participación del profesorado a la hora de organizar cosas es mucho más activa que en los públicos, ya que sacan tiempo fuera de su horario laboral para realizar actividades. Pero también puede observarse como a pesar de pedir la colaboración de los padres, estos parecen interferir negativamente cuando aportan ideas innovadoras, pero son bien aceptados cuando siguen las propuestas por el Centro.
Vemos tres factores fundamentales para la desmotivación de los padres de este Centro: Dirección rígida con las directrices católicasVemos tres factores fundamentales para la desmotivación de los padres de este Centro:
  • Dirección rígida con las directrices católicas
  • Centro poco dado a innovaciones y cambios realizados desde los padres
  • Padres que no se quieren enfrentar a los profesores y dirección

5.- SUGERENCIAS PARA LA PARTICIPACIÓN DE LOS PADRES

Una cuestión sobre la que nos gustaría hablar es sobre la desmotivación o falta de motivación, que aunque parezca lo mismo no lo es. Podremos decir que falta de motivación es algo de lo que se carece, mientras que desmotivación es la pérdida de la motivación que es lo que realmente creemos que nos pasa a los padres.
¿Por qué los padres no participan?, damos por supuesto que a todos nos preocupa la educación de nuestros hijos, donde pasan tantas horas de su vida y con quiénes se relacionan e interactúan. Pero entonces, ¿porque no participamos?
Nos vamos a plantear una serie de preguntas que pueden que nos den respuesta a esta última cuestión:

1. ¿De verdad quiere el Centro, es decir los profesores, que los padres participen, que metamos nuestras narices en su puesto de trabajo y que les digamos en algunas ocasiones si está bien o mal su modo de actuar?

2. ¿No consideran los profesores una intromisión de los padres el inmiscuirse en su trabajo? Pongamos un ejemplo, yo trabajo en un banco, ¿cómo me sentiría si un cliente me dijese que como es cliente tiene derecho a decirme cuando debo tomar el café o como debo vestirme? Esto nos lleva a la siguiente pregunta.

3. ¿No dan los padres, muchas veces, más quebraderos de cabeza que los niños?, ¿entonces para que van a querer los Centros tenerlos tan encima?

4. ¿No dan muchas veces los padres más trabajo con sus ideas e iniciativas?

Podríamos plantear más cuestiones, pero la base es la misma, creemos que parte de la desmotivación de los padres es de los Centros, de los profesores, y sobre todo que los directores de los centros son los principales agentes motivadores o desmotivadores de los padres.
Es por ello que nos gustaría formular una serie de propuestas para motivar a los padres a participar, estas planteamientos parten de la reflexión al problema como padres que somos todos los que hemos realizado este trabajo. Para ello vamos a preguntarnos primero que es la motivación, cual es su concepto y significado.
La palabra motivación proviene de los términos latinos motus (movido) y motio (movimiento), es por ello que la motivación son aquellas cosas que impulsan a una persona a realizar determinadas acciones y a persistir en ellas hasta el cumplimiento de sus objetivos. También se encuentra vinculado a la voluntad y al interés. En otras palabras, la motivación es la voluntad para hacer un esfuerzo y alcanzar ciertas metas.
A partir de aquí, haciéndonos una idea de lo que significa la motivación vamos a enumerar lo que a nuestro parecer serían las propuestas necesarias para motivar al colectivo de los padres:

1- los grupos de amigos suelen apoyarse y trabajar juntos. Creemos que si los padres se conocen, comparten algunas convivencias y experiencias, participarán más en los consejos escolares y en la vida de la comunidad. Estos primeros encuentros deben partir desde la dirección del Centro, intentando crear un núcleo de padres unidos que sean ellos los que por inercia atraigan a los demás.

2- Los padres suelen responder a las propuestas del Centro, por lo tanto se deberá desde el Centro tener iniciativas y propuestas que requieran de la participación de padres, este será otro primer paso para hacerles ver que su participación en la vida del Centro es importante y canalizar esta por el consejo escolar.

3- Los padres no suelen participar en Centros problemáticos, debemos suavizar las condiciones de exigencia de los padres en centros de especiales características. Pero sí buscar un grupo de padres que esté motivado para sacar adelante a sus hijos y que propongan iniciativas con el Centro y el barrio.

4- Los padres suelen colaborar cuando el equipo directivo los conoce, proponemos que los profesores hagan un ejercicio de conocer a los padres de sus alumnos, tener convivencias con estos y en las que participe el equipo directivo.

5- Desde los Centros se debe entender que la escuela es una parte más del barrio, debe involucrarse y conocer la realidad, participar en las iniciativas del barrio y sus gentes, de esta forma habrá una reciprocidad y las personas terminarán participando.

6.- CONCLUSIONES

Las buenas relaciones entre los padres y la escuela no debe reducirse a una mera relación pública el día de la inscripción. Evitar esta situación puramente cordial pasa por tomar conciencia de la importancia de una buena comunicación y por llevarla a cabo. En este sentido, los padres debemos implicarnos en el día a día de nuestros hijos, con sus deberes, preguntándole cómo le va en la escuela, cómo se siente allí… Y también debemos colaborar directamente en la escuela, programando reuniones periódicas con los profesores de nuestros hijos, participando en las AMPAS, en las actividades escolares y familiares que organice la escuela, etc.
No hay que esperar pues a que nuestro hijo tenga necesidades educativas especiales o a que haya agotado todos sus recursos didácticos antes de empezar a hablar con su profesor encargado de orientarle y hacerle un seguimiento más cercano.
En cuanto a los profesores, no deben intentar cambiar el modo de educación de los padres a los hijos, esto sólo debe ser un objetivo cuando se perciban aspectos que puedan ser perjudiciales para los niños, de la misma manera que los padres deben respetar la autonomía del profesor como docente. La actitud de los profesores y del centro en general es básica para que se produzca en los padres un ambiente proclive a la participación. En la medida en que los padres se encuentren cómodos y se sientan respetados y escuchados y entiendan que su participación supone un beneficio para el niño, su implicación será cada vez mayor.
Debemos fomentar la confianza mutua, Compartir responsabilidades y trabajar conjuntamente de una forma coordinada para que padres y profesores alcancemos juntos el objetivo de la educación de nuestros hijos.

7.- RECURSOS

  • Manual de participación de los padres y madres en las AMPAS